11.9.11

¿Dónde?

Recuerdo que cuando comencé a escribir por estos lados la idea era plasmar el sentir sin mucho filtro. Pero poco a poco las cosas se fueron filtrando una a una, una pequeña omisión por aqui, otra mas por allá. Algo imperceptible, como el crecer del pasto.

El problema es que en este tiempo, a pesar del filtrado intenso que se sucede en este espacio, mi manera de pensar en el parece no haber cambiado.

Hay días en los que me dan ganas de dejar plasmado justo lo que siento o pienso, y entonces digo, claro, para eso tengo un blog, me voy a ir a desahogar.

Y llego aqui y me enfrento a la plana en blanco y al filtro. Y el filtro practicamente ya no deja pasar nada. Cosas sin verdadera importancia, que si, siguen reflejando el como pienso o lo que siento en algún momento u otro, pero definitivamente no es el espacio que yo a veces pienso que tengo.

Claro que quejarme de ello no ayuda, siempre podría abrir otro blog y escribir allá y dejarlo ir. Pero la cosa es que hay una mezcla extraña al interior. Me gustaría poder decir lo que pienso aqui, en parte porque me ha costado mucho trabajo cultivar este lugar y tiene mucho de mi, y en parte porque la idea original era dejar testamento del ser en un solo lugar. Algo asi como que dije que lo iba a hacer y lo quiero hacer.

En fin, el asunto es que estoy triste, me siento atacado por cosas que no he hecho, incomprendido y a pesar de pensar que las cosas no estaban mal, poco a poco, del mismo modo que los filtros que se le han puesto a este lugar, me he ido desgastando. Mi disposición de continuar flaquea.

No se que hacer, o que se requeriría de mi para dejar de detener el daño. Callarse. No lo sé. Soy muy malo para estar en un lugar en donde se sufre. La vida es demasiado corta para estar en lugares en donde se sufre.

2 comentarios:

Alesi dijo...

Auch! pues si, el libre albedrío es para ejercerlo a nuestro favor.

Suerte.

Anónimo dijo...

Tu disposición frente a las adversidades siempre flaquea. Eres como el carrizo, estás hueco por dentro y por eso a las primeras de cambio, te pandeas.