8.2.11

El tiempo y la distancia

Mucho antes de empezar a escribir en este blog hubo una vida. Parte de esa vida fue jugar hockey, algunas veces en hielo, pero casi siempre en linea.

Gracias al hockey conocí a una banda de cuates con los que ya poco me llevo pero que fueron durante mas de dos años los amigos de los fines de semana, compañeros de muchas fiestas y además de todo fue gente a la que le tuve mucho pero mucho cariño y ahora a la distancia en el tiempo los recuerdo justo asi.

Me acabo de enterar que uno de ellos se ahogó en el mar. Hace probablemente mas de seis años que no lo veía, y quizá la última vez que nos vimos fue en algun evento social muy distante, en efusividad, de lo que fueron los tiempos del hockey.

Aun así me dolió enterarme de su muerte, las personas de nuestra edad no solemos andarnos muriendo.

El tiempo y la distancia son complicados:

Desde aqui un abrazo a ese yo que era en otros tiempos pues a ese yo se le murió un amigo.

Y un abrazo al yo de hoy que necesita que el tiempo se acelere y la maldita distancia se termine.

3 comentarios:

Alesi dijo...

Que se muera un amigo del pasado no es algo fácil, a mí me pasó y me entró una confusión de sentimientos que no eran nada agradables, sino todo lo contrario.

La distancia es relativa, pero si hay que estar donde uno quiere estar.

Esta vez te toca abrazo.

YUYUY dijo...

Una pena, habemos muchos a quienes se nos ha muerto un amigo, y es un dolor muy grande.
Saludos.

Eva dijo...

Me consuela un poco haber visto que su despedida estuvo llena de gente, y que se fue con estilo.